GRABADOS CENTENARIOS

En este post os vamos a mostrar unos grabados de un siglo de antigüedad que tuvimos que restaurar. Se encontraban en mal estado debido a un ataque de xilófagos que estaban en la trasera de madera y que, de ahí, pasaron al papel que les sirvió como alimento.


Además, los grabados, tenían hongos; unas manchas amarillas producidas por la exposición a un exceso de humedad y a una temperatura superior a los 22 grados.
La humedad también hizo que el papel sufriera importantes ondulaciones.


Para hacer los injertos del papel colocamos la obra en una mesa de luz y, con papel japonés con los cantos desflecados, fuimos cortando a la forma del propio agujero.


Los hongos se desinfectaron con timol gaseoso y los abultamientos se fueron asentando a base de humedad y calor.

Os mostramos unas fotos.

UNA BUTACA QUE RESISTE AL TIEMPO

En este post os queremos mostrar una butaca que necesitaba ser restaurada.
La clienta que nos solicitó el trabajo la tenía un especial cariño ya que pertenecía a su abuela, por lo tanto, debíamos ponerle un máximo cuidado.

cc
Lo primero que hicimos fue quitar la tapicería para desinfectarla bien, porque estaba muy afectada por la carcoma.

cc2
Después hubo que recomponer el brazo de la madera que le faltaba y ajustar el respaldo que estaba suelto.

cc1
Las ruedecillas doradas de las patas delanteras necesitaban un pulido para recobrar su aspecto original.
Elegimos un estampado neutro y combinable para que fuese fácil colocarla en cualquier lugar de la vivienda.

cc3
Finalmente se barnizó a muñequilla.
En las fotos podéis ver el resultado.

UNA RESTAURACIÓN MUY ESPECIAL

En este post os voy a hablar de un cuadro que restauré hace tiempo y que me supuso un gran reto, ya que la mujer que me lo encargó es la niña que se ve en la imagen y el retrato lo pintó su padre.

IMG_1795

El valor sentimental estaba presente en la obra y yo debía restaurarlo con mucha precisión.

Este cuadro había sufrido los efectos de una inundación y, por tanto, la pintura había perdido mucha adherencia. La tela tenía unos desgastados que, a través de la luz, se podía apreciar su transparencia.

IMG_1787

La única solución era un reentelado, es decir, adherir una nueva tela por el reverso para dar la consistencia necesaria.

Se trata de un proceso bastante complejo, ya que hay que tener en cuenta que la nueva tela de lino no sea más densa que la original; para ello debemos contar los hilos de la urdimbre y los de la trama, que no deben superar en número a los de la tela del cuadro.

IMG_1791IMG_1790

Como adhesivo utilicé una cola sintética especial para este tipo de restauraciones, completamente reversible para, en caso de arrepentimiento o corrección, se pueda eliminar con facilidad.

Todo este proceso lo desarrollé protegiendo la pintura con papel japonés.

Una vez realizado el reentelado lo coloqué en el nuevo bastidor.

El resultado lo podéis apreciar en las fotos.

IMG_1792